Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero permite canalizar flujos de fondos de ahorradores e inversores a deudores y cualquier otro agente que quiera obtener recursos financieros. Generalmente se suele distinguir dos grandes canales. El primero, sin intermediarios financieros, serían los mercados de capitales, donde se obtiene fondos mediante la emisión de empréstitos y acciones. El segundo sería a través de las entidades financieras, que ejercen de intermediarios entre ahorradores y deudores.

6.1.1. El sector bancario

El sistema bancario de los EE.UU., el más amplio del mundo, cuenta con más de 5.900 bancos y 5.800 cooperativas de crédito, empleando a casi 2,8 millones de personas y operando un volumen de activos valorado en 17.400 billones de dólares en 2017, es decir, el 85% del PIB de los Estados Unidos. Las entidades que actualmente ofrecen depósitos a individuos, empresas e instituciones se pueden segmentar en:

  • Ocho bancos (Bank of America, Bank of New York Mellon, Citibank, Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Morgan Stanley, State Bank y Wells Fargo) designados como bancos globales de importancia sistémica (G-SIB). Cuentan conjuntamente con un total de 10,7 billones de dólares en activos, o aproximadamente el 50% del total de los activos de depósito de los EE.UU., cuando en 2008 representaban el 58%. Además, desempeñan un papel importante en la intermediación de los mercados de capital, tanto a nivel nacional como internacional. Los estados financieros de los G-SIB se han recuperado desde la crisis financiera beneficiándose de su tamaño, alcance geográfico, diversidad en la base de clientes y en las fuentes de ingresos. Las tasas de capitalización han mejorado desde la crisis financiera y el rango de los coeficientes de capital ordinario de tier 1 en los G-SIB se sitúa entre el 10 y el 16% de los activos ponderados por riesgo.
  • Los bancos regionales, con activos valorados en más de 50.000 millones de dólares, y los bancos de tamaño mediano, con activos entre los 10.000 y los 50.000 millones de dólares. Ambos grupos de entidades financieras, unas 90 en su conjunto, a menudo operan en varios estados. Por lo general, tienen balances y modelos comerciales orientados a la captación de depósitos y préstamos a consumidores y empresas, desarrollando una actividad poco significativa en los mercados de capital. Tienen un total de 6,7 billones de dólares en activos, o aproximadamente el 31% del total de los activos de depósito de los EE.UU. Al igual que con los G-SIB, en los últimos años los resultados de los bancos regionales y medianos en general se han recuperado. Las tasas de capitalización y el rendimiento de la calidad de los activos han seguido mejorando durante la recuperación posterior a la crisis en línea con las tendencias de toda la industria. El entorno actual de tipos de interés inusualmente bajos así como la carga regulatoria impuesta por la implementación de la ley Dodd-Frank han tenido un efecto en el desempeño de los bancos regionales y medianos. En particular, los umbrales de activos se utilizan para aplicar distintos requisitos regulatorios, creando desincentivos que han disuadido a los bancos regionales y medianos de expandir sus operaciones.
  • Los community banks o bancos locales, con activos inferiores a los 10.000 millones de dólares, tienen activos por un total de 2,7 billones de dólares. Estos bancos emplean modelos comerciales que se concentran en préstamos inmobiliarios, de consumo y de pequeñas empresas locales. Actualmente hay aproximadamente 5.500 bancos locales en los Estados Unidos y atienden desproporcionadamente las necesidades de las pequeñas empresas y comunidades rurales de la nación, representando el 43% de todos los pequeños préstamos a empresas y el 90% de los préstamos agrícolas. Entre los bancos locales hay dos subconjuntos de instituciones que representan menos del 1% de los activos, las Instituciones Financieras de Desarrollo Comunitario o Community Development Financial Institutions(CDFI) designadas por el Departamento de Tesoro y las Instituciones Depositarias Minoritarias o Minority Depository Institutions (MDI), designadas por la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC). Los CDFI y los MDI operan bajo los mismos modelos de negocios que los bancos locales; sin embargo, a menudo no se consideran parte del sector bancario. Los CDFI y los MDI son a menudo la única fuente de servicios crediticios y financieros en áreas urbanas y rurales empobrecidas de ingresos bajos y moderados con acceso limitado al sistema bancario. En 2016 el tamaño medio de los activos de un CDFI y MDI fue de 240 millones dólares y 263 millones dólares, respectivamente. Las tasas de capitalización y la calidad de activos han mejorado en gran parte bancos locales tras la crisis. No obstante, los datos de la FDIC muestran que el número de bancos con seguro federal disminuyó de 17.901 bancos en 1984 a 5.913 bancos en 2016. Si bien muchos factores pueden contribuir a esta tendencia a largo plazo, la carga regulatoria es ciertamente un factor relevante. Al mismo tiempo, las solicitudes de nuevas licencias bancarias se encuentran en mínimos históricos.
  • Las cooperativas de crédito representan más del 19% del total de activos de depósito de los EE.UU, sumando 1,3 billones de dólares. El 95% de las cooperativas de crédito en el sistema tienen activos de menos de mil millones dólares. Actualmente, el sistema de cooperativas de ahorro y crédito está muy bien capitalizado, con una ratio del patrimonio neto total en torno al 11%. Sin embargo, el número de cooperativas de crédito ha disminuido en aproximadamente un 18% desde 2011. La consolidación se ve en gran medida como una tendencia a largo plazo ya que la disminución en las cooperativas se concentra en las más pequeñas.
  • Las entidades bancarias extranjeras tienen activos en EE.UU. valorados en los 4.500 millones de dólares, e incluyen activos de bancos comerciales, sucursales, agencias y filiales no bancarias, que representan aproximadamente el 20% del sistema bancario estadounidense. Desempeñan un papel importante en los segmentos de préstamos comerciales y financiación de infraestructuras. También brindan servicios importantes en los mercados de capitales, como por ejemplo, en las operaciones primarias del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Además, la Administración de EE.UU. interviene en la intermediación financiera directamente a través de instituciones financieras por él patrocinadas e, indirectamente, garantizando préstamos que hacen los intermediarios financieros privados. Las agencias federales de crédito son instituciones financieras públicas que se dedican a la concesión de ciertos préstamos por razones de política económica y social. Los tres sectores principales en los que intervienen son el crédito agrícola, la financiación de la vivienda y los préstamos a estudiantes

  • El sistema de Crédito Agrícola (Farm Credit System) emite bonos y papel comercial en los mercados financieros para conceder a los agricultores préstamos hipotecarios para la adquisición de equipo y préstamos de campaña. El sistema de Crédito Agrícola está formado por cinco bancos regionales (cuatro Farm Credit Banks y un Agricultural Credit Bank).
  • La participación de la Administración en la financiación de la vivienda es la más importante de las actividades de financiación pública. De hecho, el grado de intervención pública existente en el mercado hipotecario es posiblemente el más elevado de los países desarrollados. La Federal National Mortgage Association (Fannie Mae), y la Federal Home Loan Mortgage Company (Freddy Mac), fueron agencias públicas hasta que se privatizaron en 1968 y 1970 respectivamente, aunque siempre se consideró que seguían contando con una garantía implícita de la Administración. Con la crisis hipotecaria esta garantía se hizo explícita, puesto que la Administración intervino ambas empresas y tuvo que inyectar capital público para evitar su quiebra. Aunque posteriormente ambas agencias han vuelto a registrar beneficios considerables que se han transferido al Tesoro, su régimen sigue siendo objeto de debate, existiendo iniciativas en el Congreso para volverlas a privatizar. La Government National Mortgage Association (Ginnie Mae) permanece como una agencia federal, y se ocupa de emitir bonos en los mercados financieros para suministrar fondos al mercado hipotecario.
  • Para promover los préstamos a los estudiantes, la Administración creó la Student Loan Market Association (Sallie Mae), que compra bajo la garantía del Estado Federal los préstamos concedidos por intermediarios financieros privados a estudiantes.

Con la crisis económico-financiera que se originó tras el estallido de la burbuja inmobiliaria hace más de 10 años, se revelaron brechas en la regulación financiera estadounidense que provocaron deficiencias significativas tanto en la fortaleza financiera como en las actividades de gestión de riesgos de las organizaciones bancarias. Por ello, el 21 de julio de 2010 se promulgó la Ley Dodd-Frank con el objeto de mejorar la estabilidad del sistema financiero persiguiendo un fortalecimiento del capital de las entidades bancarias, una mejoría de los estándares de liquidez, una mayor calidad de la cartera de préstamos y la implementación de mejores prácticas de gestión de riesgos. Paralelamente, las agencias bancarias también impusieron cambios importantes en las expectativas operativas y los requerimientos de capital y liquidez de las instituciones reguladas. Durante este período, como parte de la respuesta internacional a la crisis financiera mundial, Estados Unidos ha desempeñado un papel relevante en la agenda de reforma regulatoria financiera del G-20 y en el desarrollo de normas regulatorias financieras internacionales por parte de los organismos tales como el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (Comité de Basilea) y el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB). La Ley de Crecimiento Económico, Alivio Regulatorio y Protección del Consumidor de mayo de 2018 supuso la principal modificación del sistema de supervisión financiero estadounidense desde que entrara en vigor la Ley Dodd-Frank en julio de 2010, con la finalidad de simplificarlo y reducir los costes de cumplimiento que soportan las entidades financieras.

6.1.2. La estructura regulatoria del sector bancario

Las competencias de los organismos reguladores del sistema bancario emanan del poder legislativo del Congreso y desarrollo reglamentario del Departamento del Tesoro. Estos organismos pueden emitir licencias, desarrollar regulación, supervisar su cumplimiento, sancionar a los agentes financieros y, en algunos casos, tomar la gestión de entidades o decidir la terminación de su actividad. Los objetivos que persiguen esta regulación son variados y generalmente persiguen la eficiencia de lo mercado, la protección de los inversores y los consumidores, la formación de capital y el acceso al crédito, la prevención de actividades ilícitas, la protección de los contribuyentes y la estabilidad financiera.
 
Actualmente existen ocho grandes órganos reguladores del sistema bancario centradas en la regulación prudencial:

  • Cuatro encargadas de la regulación bancaria prudencial, que incluyen la Federal Reserve (FED), Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC), Office of the Comptroller of the Currency (OCC) y National Credit Union Administration (NCUA);
  • Dos encargadas de la regulación de los mercados de capitales, estas son, la Securities and Exchange Commission (SEC) y la Commodity Futures Trade Commission (CFTC);
  • La Federal Housing Finance Agency (FHFA), que regula el mercado hipotecario; y
  • La Consumer Financial Protection Bureau (CFPB), encargada de la regulación para la protección al consumidor.

Además, existen organizaciones privadas que ayudan a regular y supervisar ciertas partes del sector financiero tales como la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera o Financial Industry Regulatory Agency (FINRA), la Junta de Reglamentación de Valores Municipales o Municipal Securities Rulemaking Board (MSRB) y la Asociación Nacional de Futuros o National Futures Association (NFA). El sector asegurador está regulado principalmente a nivel estatal.

Asimismo, los reguladores financieros y el Departamento del Tesoro participan en foros internacionales con reguladores extranjeros para establecer normas o principios regulatorios internacionales que los miembros se comprometen voluntariamente a seguir. Dado el tamaño y la importancia del sistema financiero de EE.UU., los encargados de la formulación de políticas de EE. UU. generalmente son vistos como un papel importante en el establecimiento de estos estándares. Si bien estos estándares acordados no son legalmente vinculantes, los reguladores de EE. UU. generalmente implementan la reglamentación o el Congreso aprueba legislación para incorporarlos. Existen múltiples organismos internacionales de establecimiento de normas, incluido uno correspondiente a cada una de las tres áreas principales de regulación financiera:

•    el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria para la regulación bancaria;
•    la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO) para la regulación de valores y derivados; y
•    la Internacional Asociación de Supervisores de Seguros (IAIS) para la regulación de seguros.

Además, el G-20, un organismo internacional compuesto por Estados Unidos, la Unión Europea y otras 18 economías, encabezó la coordinación internacional de la reforma regulatoria después de la crisis financiera. Creó la Junta de Estabilidad Financiera o Financial Stability Board (FSB), que consta de los ministros de finanzas y reguladores financieros de los países del G-20, cuatro instituciones financieras internacionales oficiales y seis organismos internacionales de normalización (incluidos los enumerados anteriormente), para formular acuerdos para implementar reforma regulatoria.

La Junta de Gobernadores de la Reserva Federal

La Reserva Federal desempeña un papel central en el sistema financiero. Supervisa la política monetaria a través del Comité Federal de Mercado Abierto u Open Market Fedederal Committee (OMFC) y opera, a través de los 12 Bancos de la Reserva Federal, componentes clave del sistema de pagos, compensación y liquidación. También regula los holdings bancarios, los holdings de compañías de ahorro y tenencia de préstamos, los bancos con licencia estatal y las compañías financieras no bancarias designadas por el Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera o Financial Stability Oversight Council (FSOC) para la supervisión de la Reserva Federal. La misión de la Reserva Federal también incluye mantener la estabilidad del sistema financiero.

Si bien la Reserva Federal regula y supervisa a todos los holdings bancarios, por lo general delega al regulador funcional la supervisión con una subsidiaria específica. Los Bancos de la Reserva Federal están a cargo de la supervisión de la Reserva Federal, aunque esta supervisa directamente dentro del marco del Comité Coordinador de Supervisión de Grandes Instituciones o Large Institution Supervision Coordinating Committee (LISCC).

La ley Dodd-Frank requirió a la Reserva Federal reforzar la normativa prudencial para los grandes bancos estadounidenses y para ciertas operaciones de entidades bancarias extranjeras, así como para las entidades financieras no bancarias designadas por el FSOC. En este sentido, la Reserva Federal es una de las cinco agencias responsables de implementar, entre otras, la Regla Volcker o la Regla de Hipoteca Residencial Cualificada. También realiza pruebas de estrés para los holdings bancarios y, en conjunto con la FDIC, revisa los testamentos de vida de los grandes holdings bancarios así como de las entidades financieras no bancarias designadas por FSOC.

La Corporación Federal de Seguros de Depósito (FDIC)

La FDIC trabaja para mantener la confianza del público en el sistema financiero asegurando los depósitos, examinando y supervisando las instituciones financieras para garantizar su solvencia y liquidez y para proteger al consumidor frente a la quiebra de entidades bancarias. La FDIC es el principal regulador federal para los bancos con licencia estatal que no son miembros del Sistema de la Reserva Federal, y tiene la autoridad para supervisar y realizar exámenes en instituciones depositarias aseguradas en las que no es el regulador principal.

A partir de la Ley Dodd-Frank, la FDIC emite reglas sobre la Regla Volcker, los testamentos en vida y la implementación de la autoridad de liquidación ordenada del Título II, y trabaja con otras agencias reguladoras en el diseño de los requisitos de capital, liquidez y pruebas de estrés.

La Oficina Interventora de la Moneda (OCC)

La Oficina Interventora de la Moneda u Office of the Comtroller of the Currency (OCC) regula y supervisa todos los bancos nacionales y las cooperativas de ahorro federales, así como las sucursales federales y de bancos extranjeros.

La agencia recibió el mandato de Dodd-Frank para trabajar con las otras agencias reguladoras financieras para promulgar reglas que cubran la mitigación de riesgo de crédito sobre titulizaciones, capital, liquidez, pruebas de estrés, la Regla Volcker y sistemas de compensación para ejecutivos. El Título III de Dodd-Frank abolió la Oficina de Supervisión de Ahorro y transfirió la supervisión y regulación de las cooperativas de ahorro autorizadas por el gobierno federal a la OCC.

Administración Nacional de Cooperativas de Crédito (NCUA)

La Administración Nacional de Cooperativas de Crédito o National Credit Union Administration (NCUA) regula y supervisa las cooperativas de ahorro y crédito federales. La NCUA también administra el National Credit Union Share Insurance Fund, que ofrece un seguro de depósitos para las cuentas de depósito de todas las cooperativas de crédito federales y la mayoría de las estatales. Con la Ley Dodd-Frank, la NCUA es uno de los reguladores encargados de redactar nuevas reglas de compensación para ejecutivos. La NCUA también implementó una regla de prueba de estrés para las cooperativas de ahorro y crédito con más de 10.000 millones de dólares en activos.

Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB)

Creado con la Ley Dodd-Frank, la Oficina de Protección Financiera del Consumidor o Consumer Financial Protection Bureau (CFPB) es la agencia encargada de velar por las 18 leyes financieras federales destinadas a regular al consumidor de productos y servicios financieros. Además, desarrolla iniciativas de educación del consumidor e investiga y supervisa el mercado de servicios financieros. El CFPB tiene autoridad supervisora y ejecutiva sobre:

  1. bancos, entidades de ahorro y cooperativas de crédito con activos superiores a 10.000 millones de dólares, así como sus filiales;
  2. todos los originadores de hipotecas residenciales no bancarias, intermediarios y administradores;
  3. todos los prestamistas que aceptan la nómina como garantía;
  4. todos los prestamistas privados no bancarios a estudiantes; y
  5. otros mayoristas de otros productos o servicios financieros de consumo según lo determine la reglamentación CFPB.

La Agencia Federal de Financiación a la Vivienda (FHFA)

La FHFA es responsable de la supervisión de las entidades federales de crédito hipotecario Fannie Mae, Freddie Mac y el Federal Home Loan Bank System. Desde 2008, FHFA ha sido el gestor de Fannie Mae y Freddie Mac. A partir de la Ley Dodd-Frank el FHFA promulga reglas conjuntas específicas con otras agencias sobre temas tales como la compensación del originador de hipotecas, la retención del riesgo hipotecario, los requisitos de evaluación y las pruebas de estrés.

6.1.3. Los mercados de capital

EE.UU. dispone de los mercados de capital más profundos, desarrollados y tecnificados del mundo. Con el desarrollo de la tecnología en el sector financiero se ha producido la creación de nuevos productos financieros de alta complejidad que permite obtener una mayor liquidez en los mercados e, igualmente, una mayor capacidad de endeudamiento. Los dos mercados bursátiles más grandes del mundo son estadounidenses. La capitalización bursátil del New York Stock Exchange en 2019 alcanzó los 22,9 trillones de dólares, mientras que el NASDAQ, también con base en Nueva York, alcanzó los 10,6 trillones de dólares. El mercado de títulos del Tesoro estadounidense alcanzó los 16,8 trillones dólares a finales de 2019.
 
6.1.4. La estructura regulatoria de los mercados de capital

Actualmente existen dos grandes órganos reguladores de los mercados de capitales en Estados Unidos: la Comisión de Bolsa y Valores y la Comisión de Comercio de Futuros de Mercadería. Además, la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera, o Financial Industry Regulatory Authority (FINRA), es una organización no gubernamental, supervisada por la Comisión de Bolsa y Valores, que regula a los agentes bursátiles y a otros agentes financieros relevantes de la industria.

Comisión de Bolsa y Valores (SEC)

La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos o U.S. Securities and Exchange Commission (SEC) es una agencia del Gobierno de Estados Unidos que tiene la responsabilidad principal de hacer cumplir las leyes federales sobre valores y tiene jurisdicción sobre corredores y agentes, ofertas de valores en los mercados primario y secundario, compañías de inversión, asesores de inversión, agencias de calificación crediticia y concesionarios de swaps basados en la seguridad. La SEC fue creada por la sección 4 de la Ley de Intercambio de Valores de 1934 —ahora codificada como 15 U.S.C. § 78d— y es comúnmente llamada la ley de 1934. Además de la ley de 1934 que la creó, la SEC hace cumplir la Ley de Valores de 1933, la Ley de Fideicomiso de 1939, la Ley de Compañías de Inversión de 1940, la Ley de Asesores de Inversión de 1940, la Ley Sarbanes-Oxley de 2002 y otras leyes.

Comisión de Comercio de Futuros de Mercadería (CFTC)

La Comisión de Comercio de Futuros de Mercadería o Commodities Future Trading Commission (CFTC) se estableció en 1974 como una agencia reguladora federal independiente con jurisdicción exclusiva sobre los mercados de futuros de productos básicos y opciones sobre futuros. La Ley de Intercambio de Mercancías es la ley federal que rige los mercados de futuros y las autoridades de la CFTC. Aunque originalmente se centró en los contratos de futuros de productos básicos agrícolas, la jurisdicción de la CFTC también se extiende a los contratos de futuros sobre productos de energía, metales, activos e índices financieros, tasas de interés y otras contingencias financieras, comerciales o económicas. En 2010, Dodd-Frank modificó la Ley de Intercambio de Mercancías para ampliar la jurisdicción de la CFTC sobre los swaps e implementar la Regla de Volcker.

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Los principales instrumentos a través de los cuales operan las líneas de crédito y los acuerdos de financiación son COFIDES, FIEM y el ICO.

COFIDES es una sociedad mercantil estatal creada en 1988 que facilita financiación a medio y largo plazo a proyectos privados viables de inversión que contribuyan, con criterios de rentabilidad, tanto al desarrollo de los países receptores de las inversiones como a la internacionalización de la economía y de las empresas españolas y gestiona, por cuenta del Estado (Secretaría de Estado de Comercio, adscrita al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo), los fondos FIEX y FONPYME.

EL FIEM (Fondo para la Internacionalización de la Empresa) como instrumento gestionado por la Secretaría de Estado de Comercio y creado en 2010, es un fondo que tiene el objetivo único de ofrecer apoyo financiero oficial a la internacionalización de las empresas españolas en línea con los nuevos retos y necesidades del comercio internacional.

El lnstituto de Crédito Oficial (ICO), entidad pública empresarial, es un banco público con forma jurídica de entidad pública empresarial (E.P.E.) tiene una línea de financiación firmada en febrero de 2018 con el Banco Sabadell  por un importe de 500 millones de euros, enmarcado en la Línea Canal Internacional, para impulsar la expansión de las empresas vinculadas a España en EEUU y Latinoamérica.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Estados Unidos no impone, como norma general, control de cambios, pudiendo los inversores extranjeros repatriar capitales, préstamos e ingresos. Algunos pagos, como dividendos, intereses y servicios de ingresos pueden estar sujetos a retención de impuestos. Todas las transacciones de más de 10.000 dólares deben notificarse a Hacienda (Internal Revenue Service, http://www.irs.gov). Las personas que entren o salgan del país con más de 10.000 dólares en efectivo, ya sea en dólares o en moneda extranjera, deben efectuar una declaración ante Aduanas en el puerto de entrada o salida.

La Administración de EE.UU. aplica una política activa de sanciones económicas a ciertos países que tienen reflejo en algunas o en todas las actividades de carácter económico y comercial con dichos países. Compete al Departamento del Tesoro (a través de la OFAC) administrar los programas de sanciones económicas relacionadas directa o indirectamente con transacciones financieras o comerciales tales como Cuba, Irán, Venezuela, Corea del Norte y Sudán, grupos terroristas que dificultan el proceso de paz en el Medio Oriente, organizaciones terroristas internacionales (Estado Islámico, Al Qaeda y grupos semejantes), y grupos narcotraficantes con sede en Colombia, así como las cuentas bancarias de esas personas o grupos que han sido bloqueadas en Estados Unidos. La lista actualizada de sanciones activas y países afectados se encuentra en la siguiente página: http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Pages/Programs.aspx

Las importaciones de bienes y servicios procedentes de Cuba, Irán, Corea del Norte y Sudán, así como algunos productos procedentes de Angola están prohibidas. Respecto a la República de Sudán, en octubre de 2017, la Administración Trump informó que este país había llevado a cabo acciones de reforme positivas en cinco áreas distintas y revocó permanentemente ciertas sanciones. Sin embargo, otras permanecen vigentes, y en noviembre de 2018, a pesar de los informes de retroceso en algunas áreas, la Administración anunció la "Fase II" del marco de compromiso bilateral. En relación con Myanmar, ciertos eventos desde 2016 han llevado a algunos miembros del Congreso a pedir el restablecimiento de algunas de las sanciones eliminadas o la imposición de nuevas restricciones. La congelación de activos terroristas en territorio nacional y extranjero ha constituido recientemente una de las primeras medidas para la lucha anti-terrorista.

En lo que se refiere a regulación contra el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el Congreso expandió el marco de políticas anti blanqueo de la BSA para incorporar disposiciones adicionales para combatir la financiación del terrorismo (Título III de la Patriot Act de 2001).

EE.UU. es un país miembro del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) (Financial Action Task Force - FATF), al igual que España. El GAFI es una organización supranacional que comprende 37 países miembros y 2 organizaciones regionales y que tiene como objetivo el desarrollar políticas que ayuden a combatir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Las políticas principales publicadas por el GAFI son un conjunto de cuarenta recomendaciones no vinculantes con relación al blanqueo de capitales que, junto a las recomendaciones especiales para impedir la financiación del terrorismo, constituyen el estándar internacional para el control y el combate contra estas dos actividades.

En EE.UU., la base legislativa doméstica contra el blanqueo de capitales se originó en 1970 con la Bank Secrecy Act (BSA) de 1970 y su componente principal, la Currency and Foreign Transaction Reporting Act. Algunos elementos clave del marco legal contra el blanqueo de capitales de esta norma, que están codificados en los Títulos 12 (Bancos y Banca) y 31 (Dinero y Finanzas) del US Code, incluyen requisitos sobre identificación de clientes, mantenimiento de registros e informes y programas de cumplimiento destinados a identificar y prevenir situaciones de lavado de dinero.

Múltiples agencias federales de EE.UU. juegan varios roles en materia anti blanqueo de capitales. Esto incluye hacer cumplir los requisitos legales en la materia, perseguir a los infractores domésticos, participar en el intercambio de información a nivel internacional y proporcionar asistencia técnica a países extranjeros en el desarrollo de políticas anti blanqueo de capitales. Ejemplos de lo anterior incluyen el establecimiento en 2004, por parte del Departamento del Tesoro, de la Oficina del Subsecretario de Terrorismo e Inteligencia Financiera para salvaguardar el sistema financiero contra el uso ilícito y las amenazas a la seguridad nacional.

Por otro lado, el Internal Revenue Service (IRS) también exige el cumplimiento de la normativa de la BSA, particularmente para finanzas no bancarias e instituciones no reguladas por otra agencia federal, como empresas de servicios monetarios, casinos y organizaciones benéficas.

Finalmente, varios reguladores federales de las instituciones financieras, incluida la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal, la Federal Deposit Insurance Corporation, la National Credit Union Administration y la Oficina del Controlador de la moneda, controlan y supervisan a las entidades en las industrias bajo su supervisión para asegurar el cumplimiento de los requisitos de la BSA y en materia de blanqueo. Estos reguladores son responsables de la seguridad y solidez de los exámenes de las instituciones que supervisan, y generalmente realizan exámenes sobre la BSA simultáneamente con otras inspecciones rutinarias. Cuando hay motivo para hacerlo, sin embargo, cualquiera de los reguladores puede llevar a cabo un examen especial de la BSA.

Cuando un regulador encuentra violaciones de la BSA o deficiencias en los programas de cumplimiento de blanqueo de capitales, puede tomar acciones formales o informales para garantizar el cumplimiento, incluyendo posibles multas civiles.

Otras agencias federales con regulación en materia de prevención del blanqueo son la Securities and Exchange Commission y la Commodity Futures Trading Commission.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

Estados Unidos no aplica, por norma general, control de cambios, y los inversores extranjeros pueden repatriar libremente capitales, préstamos y beneficios. Algunos pagos, como dividendos e intereses, pueden estar sujetos a retención fiscal.

El IRS, la Hacienda federal (http://www.irs.gov/) persigue las actividades de blanqueo de dinero que tienen origen en actividades ilegales.Todas las transacciones al contado de más de 10.000 dólares deben notificarse al IRS, la Hacienda federal. Las personas que entren o salgan del país con más de 10.000 dólares en efectivo, ya sea en dólares o en moneda extranjera, deben efectuar una declaración ante Aduanas al respecto, en el punto de entrada o salida.

La Administración de EEUU aplica una política activa de sanciones económicas contra algunos países y grupos específicos. El recurso a sanciones económicas ha sido utilizado como instrumento de política internacional por EE.UU. a lo largo de su historia. El alcance extraterritorial de sus leyes emana no solo del Congreso (jurisdicción prescriptiva); sino también de instancias administrativas (jurisdicción de aplicación); así como litigios en tribunales nacionales (jurisdicción adjudicativa). Aunque existen numerosos países (unos 30) sujetos a sanciones por EEUU, algunos (Irán, Cuba, Venezuela y Rusia, en especial) soportan un catálogo más extenso de prohibiciones y sanciones. Resultan particularmente disuasorias las denominadas sanciones secundarias –un esquema sancionador creado y sostenido por los EEUU que vincula a empresas y ciudadanos no estadounidenses y que debe ser considerado con gran cautela, especialmente, por empresas y ciudadanos con intereses en EE.UU:

  • En efecto, el hecho de que las decisiones de inversión y comercio internacionales sean una cuestión sensible, un país que considerado objetivo de inversión o comercio y que sufra sanciones internacionales está expuesto a la autorestricción de las operadores comerciales en aras de limitar razonablemente los riesgos inherentes.
  • Dado que EE.UU. como primera potencia económica, ocupa un lugar central en las transacciones financieras y, ya sea de forma directa o indirecta, de gran parte de las relaciones económicas internacionales, las sanciones de EEUU tienen una gran capacidad material de producir efectos económicos severos para aquellos que son sancionados. Además, en los últimos años está aumentando el recurso a las sanciones y obteniendo una especial pericia en el diseño e implementación de mecanismos óptimos para la imposición de presión económica en los sancionados. Por último, EEUU tiene una especial influencia en algunos de sus aliados, que a menudo adoptan sanciones de forma consecutiva (por ejemplo, Japón).
  • El efecto acumulado de la legislación del Congreso, la acción administrativa y la judicial es enorme. Solo la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro mantiene una Lista de personas bloqueadas y nacionales especialmente designados (SDN), actualmente compuesta por más de 13,000 personas y entidades. Por otro lado, las regulaciones promulgadas por la OFAC bajo el paraguas de la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 1977 (IEEPA) suelen  carecer de umbrales de aplicación para establecer la responsabilidad, por lo que cualquier exportación de bienes, servicios o tecnología de EE.UU. que no haya sido previamente autorizada a través de una licencia específica o general está estrictamente prohibida, independientemente de la cantidad.

El Departamento del Tesoro es el órgano competente para la administración de los programas de sanciones económicas relacionadas directa o indirectamente con transacciones financieras o comerciales con Corea del Norte, Cuba, Irán, Rusia/Ucrania y Siria. El Tesoro también impone sanciones contra grupos terroristas en Oriente Medio, organizaciones terroristas de carácter internacional (Al Qaeda y grupos afines) y grupos internacionales de narcotraficantes. Para mayor información sobre estos programas consultar la web del Tesoro: http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Pages/default.aspx. Los atentados del 11-S intensificaron estas medidas sancionadoras y la congelación de activos terroristas en territorio nacional y extranjero fue una de las primeras medidas adoptadas con carácter general en la lucha antiterrorista. La Administración Obama aplicó medidas para mejorar las relaciones con países como Cuba y Myanmar, eliminando sanciones y limitaciones al comercio existentes contra estos países pero como se ha señalado en el punto anterior, la actual Administración Trump ha dado un giro a su política en relación a Cuba.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex